La OCAL lleva al éxtasis al público del Maestro Padilla con una nueva entrega de ‘Beethoven +’

Junto al oboísta Ramón Ortega, la formación musical ha ofrecido un concierto memorable en el que las emociones se han traspasado del escenario al patio de butacas

La música es un punto de encuentro entre personas, pero, en este caso, también es un testigo inapelable del paso del tiempo, de la evolución y crecimiento, tanto a nivel personal como musical. Ramón Ortega es uno de los oboístas más aclamados del mundo y ha estado presente en el concierto que ha organizado la Orquesta Ciudad de Almería ‘Beethoven +. El Genio de Bonn’. El granadino, que tuvo a Michael Thomas como director en la Orquesta Joven de Andalucía (OJA), se ha mostrado dominando la escena por completo y conseguido un vínculo de conexión total con el público.

En una mañana casi veraniega, el Auditorio Municipal Maestro Padilla ha presentado una magnífica entrada por parte de aquellos que han preferido los acordes y la finura de Michael Thomas a las sombrillas. Sin duda, no se han arrepentido. Lo vivido hoy en el Maestro Padilla escapa a cualquier calificativo, la comunión entre el público y la Orquesta ha sido total desde el primer minuto. El solista para Oboe, Ramón Ortega, parecía conocer a la perfección todos los recovecos de la Orquesta, de su interpretación y, desde ha asomado con su Oboe en el escenario, ha hechizado al público por completo. “Tiene algo especial”, repetían una y otra vez los asistentes a este espectáculo que ha elevado la música a un nivel casi indescifrable. De nuevo, bajo la batuta de un Michael Thomas excelso, la Orquesta Ciudad de Almería ha demostrado, con su talento, razones de sobra para erigirse en patrimonio cultural de la provincia de Almería.

El concierto, enmarcado en el programa de primavera del Área de Cultura del Ayuntamiento de Almería, comenzó con la obertura ‘El Sueño de una Noche de Verano – F. Mendelssohn. (Scherzo y Nocturno)’. El sueño de una noche de verano es una obra musical escrita por el compositor Felix Mendelssohn, basada en la obra de teatro del mismo nombre escrita por el dramaturgo inglés William Shakespeare. Mendelssohn compuso la obra musical en diferentes momentos de su vida. Entre el 8 de julio y el 6 de agosto de 1826, cuando su carrera estaba comenzando. La obertura de concierto op. 21 se estrenó en Szczecin el 20 de febrero de 1827. En 1842, años antes de su muerte, escribió la música incidental (op. 61) para una producción de la obra de teatro, en la que incorporó la obertura existente. Incluye la famosa Marcha nupcial.

La primera pieza de este programa sirvió para captar la atención de un público que aún no era consciente del tremendo vodevil de emociones que la OCAL le iba a hacer sentir. Interpretado de manera impecable por la Orquesta y brillantemente dirigido, una vez más, por el maestro Michael Thomas, la primera parte del concierto en este primaveral domingo ha servido para meterse al público en el bolsillo y, además, para poner en negro sobre blanco en la prensa de la ciudad que tenemos una Orquesta capaz de retos muy grandes.

Acto seguido hizo su aparición en el escenario Ramón Ortega, Oboe Solista que, pese a su juventud, ha conseguido conquistar a gran parte del mundo. Por delante, el Concierto en Do Mayor para Oboe y Orquesta K.314/271k – W.A.Mozart. Una pieza en la que el sonido del Oboe no tiene que ser nasal, con sonido tribulante, sino firme, decidido, un sonido ‘Mozartiano’ que Ramón Ortega ha conseguido a la perfección con asombrosa naturalidad. Ramón y la Orquesta se han fundido en uno primero para, después, mimetizarse con el resto del patio de butacas para conseguir una metamorfosis musical y emocional en la que cada pieza parecía ser la parte de un todo, como el Auditorio cobrase vida propia. La obra de Mozart había sido representada con maestría por el granadino Ramón Ortega, que no ocultaba su felicidad ante los más de cinco minutos de ovación de la parroquia local. Sublime, majestuoso, natural, fino, Ramón hacía de su Oboe una extensión de sí mismo, y de la propia orquesta, una actuación que, sin duda, quedará en el recuerdo de los afines a esta formación orquestal.

Sinfonía número 7 de Beethoven

Por último, y ya con la varita de Michael Thomas gobernando el parlamento cultural de la capital almeriense, la Sinfonía n.º 7 en la Mayor, op. 92 – L.v. Beethoven, no era una pieza menor ni una empresa baladí y, la OCAL lo ha vuelto a hacer. Ha conseguido elevar la música, la cultura a su máximo exponente y llevar al público casi a un estado místico, a un trance mágico que, además de aplausos, ha arrancado lágrimas en las butacas del Padilla. Una vez más, dirigidos por la batuta de un excelso Michael Thomas, la Orquesta Ciudad de Almería ha estado a la altura de uno de los más grandes de la historia de la música, Beethoven, en su interpretación. En su vigésimo aniversario, la formación está demostrando una madurez notable, una creatividad sobresaliente y, sobre todo, un compromiso cultural con la provincia de Almería que bien merece una matrícula de honor.

En apenas cinco meses de 2022 la OCAL ha subrayado en negrita sus actuaciones en todos los medios de comunicación, instituciones y, sin duda, en la admiración y el respeto del público almeriense. En palabras de Andrés Moreno Mengíbar en octubre del 2021, tras el anterior concierto del ciclo de Beethoven, “una Orquesta para una ciudad”. Un compromiso con la cultura que alcanza elevadas cotas de calidad a base de talento, esfuerzo y, sobre todo, de ilusión de aquellos locos que hace 20 años decidieron que Almería merecía una orquesta de este nivel.