‘La comedia de los errores’ engrandece el teatro con una brillante interpretación coral

Si la cultura sana el espíritu, el público que asistió anoche al Auditorio Maestro Padilla ha purificado todas sus penas, disfrutando de una representación que engrandece al teatro. Los equipos técnicos, escénicos y actores realizaron un trabajo redondo ayer, sábado, en el Auditorio Maestro Padilla. ‘La comedia de los errores’ venía precedida del prestigio que supone el sello del Festival de Mérida, donde se estrenó, y ha superado todas las expectativas, convirtiéndose por méritos propios en una de las estrellas de la programación de otoño del Área de Cultura del Ayuntamiento de Almería.

De principio a fin es una obra de teatro para no perderse ningún detalle del frenético guión. Basada en una obra de todo un maestro como William Shakespeare, Albert Boronat ha realizado una brillante adaptación, que el director, Andrés Lima, ha puesto en escena con un tono moderno, en el que une el texto clásico con el acompañamiento de la música electrónica, en un contraste que se logra fusionar de manera perfecta, gracias también al gran trabajo en el diseño de la escenografía de Beatriz San Juan.

Desde distintos ángulos del Auditorio han aparecido los seis actores, para subir al escenario y comenzar 100 frenéticos minutos a lo largo de los cuales han interpretado diferentes personajes, algunos femeninos, e incluso intercambiándose los perfiles en una divertida comedia. Con Pepón Nieto como cara más popular, junto a Antonio Pagudo, Fernando Soto, Rulo Pardo, Avelino Piedad y Esteban Garrido, todos brillan a partes iguales.

En el escenario se visualiza un cubo tipo habitación japonesa, y unas cortinas que mueven cuando se cambian de vestuario o juegan al teatro de sombras. En el lateral izquierdo un teclado, con música en directo que toca uno de los actores, y en ambas esquinas los micrófonos cuya única función es enumerar los equívocos.

Estamos en Éfeso, ciudad llena de fulleros, de magos capaces de engañar el ojo, de oscuros hechiceros que trastornan el juicio, de brujas asesinas que deforman el cuerpo, de truhanes disfrazados de charlatanes y pecadores libertinos. Antífolo y Dromio de Siracusa (antigua ciudad de Grecia ahora sita en Sicilia), amo y criado, llegan a la ciudad buscando a sus respectivos hermanos gemelos. El padre de ambas parejas de palíndromos también llega a Éfeso, siendo detenido por extranjero sin papeles nada más pisar puerto, y es condenado a muerte. Sólo encontrando a sus hijos podrá salvarse.

Antífolo y Dromio de Éfeso (antigua ciudad de Grecia ahora sita en Turquía) viven en la ciudad siendo confundidos con sus hermanos siracusianos. Luciana y Adriana, pareja de estos últimos, son las primeras en confundir a sus maridos con sus hermanos. A partir de aquí, se suceden los errores con antiguos deudores, joyas en manos equivocadas, deudas no saldadas… generando un divertido enredo.

Quien haya acudido al teatro atraído por el nombre de los actores y el texto de Shakespeare, pero no haya leído la sinopsis, puede liarse al principio con el guión, pero una de las notas destacadas y muy divertidas son los interludios entre las escenas, donde los actores se dirigen al público y cuentan lo que está sucediendo, provocando que una mayor implicación de los asistentes, algunos de los cuales incluso llegan a participar como figurantes con pequeñas frases en un momento de la representación.

‘La comedia de los errores’ va creciendo en el ritmo de las escenas, con momentos muy locos, con personajes saliendo y entrando de uno y otro lado, para divertimento del público. Y mientras se digiere el excelente texto, momentos de música electrónica que dan paso a la siguiente página. Muy acertados los seis actores, proporcionando el tono adecuado a cada personaje, e incluso intercambiando papeles. Y especialmente divertidas las caracterizaciones de las esposas por parte de Avelino Piedad y Rulo Pardo.

Al final, los actores brindan (y no es una metáfora, cerveza incluida) con el público por el amor compartido por el teatro.

Representaciones como ‘La comedia de los errores’ engrandecen las artes escénicas y recuerdan la importancia en la actual sociedad basada en la inmediatez de poder disfrutar de momentos para la cultura sosegada y cuidada. Teatro clásico actualizado para todos los públicos. Bravo.