El alcalde anima a los almerienses a sumarse a la concentración de apoyo al pueblo ucraniano mañana miércoles, a las 12 horas, en Plaza Vieja

Fernández-Pacheco ha reiterado el ofrecimiento de la ciudad de Almería a ayudar en todo lo que sea posible para paliar las consecuencias de este “drama humanitario”

El alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco, ha invitado a toda la sociedad almeriense a sumarse mañana miércoles, 9 de marzo, a las 12.00 horas, en la Plaza Vieja, a la concentración por la paz y de apoyo al pueblo ucraniano. “Este miércoles tenemos que llenar la Plaza Vieja de solidaridad para volver a demostrar a los muchísimos ucranianos que viven en nuestra ciudad y a todo el pueblo de Ucrania que la ciudad de Almería es un clamor en la decisión firme de que esta invasión debe de cesar cuanto antes, que se trata de un drama humanitario inaceptable y que, en la medida de sus posibilidades, estaremos ahí para paliar las consecuencias de todas esas personas que por desgracia están teniendo que abandonar su país”, ha declarado el primer edil.

En este sentido, ha señalado su deseo de que “toda la sociedad” participe este miércoles en esta concentración por la paz. “Es un acto que si bien nace del Equipo de Gobierno, nace con la vocación de hacerlo extensible a toda la sociedad, por lo que espero que sean muchos los almerienses que nos acompañen”.

Máxima colaboración

Asimismo, el alcalde ha reiterado el ofrecimiento de máxima colaboración que realizó en los primeros días de invasión rusa. “La ciudad de Almería siempre ha tenido como seña de identidad ser una tierra de acogida y, por supuesto, no somos ajenos al drama humanitario que está viviendo el pueblo ucraniano. Por eso, desde el Ayuntamiento nuestro ofrecimiento de ayudar y acoger familias de refugiados, poniendo a su disposición los recursos de la ciudad, sigue en pie, además, porque entendemos que es nuestra obligación”.

En esta línea de colaboración, Ramón Fernández-Pacheco ha recordado que ya se han atendido las primeras demandas de las personas que han llegado a la ciudad, facilitando para ello su empadronamiento como medida inicial para normalizar su situación entre nosotros.