Almería busca reducir residuos en las playas y afronta el reto de no superar los 800.000 kilos recogidos entre el 1 de julio y el 31 de agosto

La concejala Margarita Cobos inicia la campaña ‘Reduce lo que traes… reduce lo que dejas’ con un taller infantil de dibujo y la instalación de un marcador con los kilos de residuos recogidos cada semana

La concejala delegada del Área de Sostenibilidad Ambiental, Margarita Cobos, plantea un reto a quienes disfrutan de las playas almerienses: reducir los residuos que se dejan en los arenales con la vista puesta en un contador que, semanalmente, marcará los kilos de basura recogidos en la playa. El objetivo: no superar los 800.000 kilos entre el 1 de julio y el 31 de agosto. Por lo pronto, el marcador instalado en la playa de El Palmeral de El Zapillo señala los 246.800 kilos de residuos recogidos por el servicio desde el inicio del mes de julio.

Con un taller de dibujo infantil y el reparto de ‘pipeleras’ para recoger cáscaras de pipas o de cualquier otro tipo entre los bañistas, Cobos da el pistoletazo de salida a una campaña de concienciación para reducir residuos en las playas para la que cuenta con voluntarios medioambientales y las ganas de los bañistas “de tener unas playas cada vez más limpias”.

Por lo pronto, ha reunido a cerca de 30 niños en un taller de elaboración de carteles con mensajes destinados a los adultos de cara a limitar los residuos que se generan y se dejan en las playas. Carteles dibujados que están ya colgados junto al marcador que señala los kilos que el servicio de limpieza y recogida de residuos en las playas va a ir actualizando semanalmente. Una cifra que irá recordando a los usuarios de las playas que se acercan a los 800.000 kilos marcados como límite para este verano, ha incidido la concejala, que confía en la sensibilización de los almerienses y en las ganas de lograr el reto planteado.

Folletos, carteles y reparto de ‘pipeleras’

La campaña puesta en marcha, en la que colaboran varios colectivos ecologistas, anima a los usuarios de playas, a través de folletos y carteles en los cubos de recogida de residuos, a apostar por los envases reutilizables, a no tirar colillas en los arenales, a utilizar botellas de agua reutilizables, a depositar los residuos en los contenedores y a recoger las cáscaras de pipas o los restos de fruta para que no se queden en la arena. “La arena no es una papelera”, insiste Cobos, que pide a quienes bajan a la playa que revisen que la zona está limpia antes de irse.

La propuesta del Área de Sostenibilidad Ambiental incluye, al menos, otros dos talleres infantiles más como el celebrado este viernes 22 de julio y no descarta dar continuidad a esta campaña también el verano próximo. El objetivo, ir reduciendo el contador de residuos. Y todo, “con el objetivo de reducir, reciclar y recuperar”.